Tuesday, May 5, 2020

DUST 1947 - "Los monstruos existen"

La noche está a punto de caer sobre un pequeño claro en un bosque cercano a la población belga de Bouillon y el pequeño destacamento de tropas norteamericanas al mando de la sargento mayor Rosie Donovan se apresta a resistir hasta el último hombre (y mujer) el embate de las fuerzas "especiales" de la facción Blutkreuz del Eje.

Nadie los había preparado para la visión de aquellos cadáveres reanimados que se abalanzaban sobre ellos a una velocidad terrorífica, liderados por un tambaleante pero amenazador soldado equipado con una gigantesca sierra circular.

Quizás fue el shock provocado por aquella visión la que impidió actuar de inmediato a las mejores unidades de las que disponía Rosie: su propia escuadra de mando de los Rangers, pero el hecho es que parece que fueron incapaces de reaccionar a tiempo...

... y lo mismo le ocurrió a la escuadra de Rosie. Sea como fuere los zombies se abalanzaban sobre los soldados americanos y nadie pareció reaccionar...

...y como resultado ambas fuerzas entraron en contacto. 

Parece que únicamente la sección de asalto logró reaccionar a tiempo y por los restos encontrados debieron dar buen uso a las cargas de demolición de las que estaban equipados.

Pero no fue suficiente para detener a la horda de cadáveres animados que diezmaron a la unidad de asalto.

La inacción del resto de sus compañeros propició que los soldados no fueran conscientes de un nuevo asalto sobre su retaguardia. Una visión igual o más sobrenatural que la anterior, una leyenda de la que habían oído hablar pero que se hacía horrorosa realidad ante sus ojos...

Los gigantescos gorillas modificados genéticamente por los científicos del Eje se lanzaron a la carga liderados por uno de los de su especie especialmente grande y que parecía "liderar" aquella manada furiosa. Como una tormenta se abalanzaron sobre la pequeña barricada que habían levantados los norteamericanos...

Los blindados Rangers no habían sido adiestrados para el combate cercano y de entre ellos solo el sargento York debió de ser capaz de responder a la furia de los despiadados y demoledores golpes de aquellos gigantescos simios. 

Pero a todas luces fue incapaz de evitar lo inevitable...

Tras la inicial vacilación Rosie ordeno a sus hombres que abatieran primero a los zombies...

... y una furiosa tormenta de proyectiles y granadas se abatió sobre ellos dejando a la unidad al borde de su eliminación.

Pero una siniestra presencia entra en escena. Una figura delgada, temblorosa y que hubiera parecido inofensiva de no ser por la terrorífica aura que la rodeaba y el amenazador aspecto que le otorga su faz oculta bajo una máscara de gas y en especial por el brillo ominoso que mana del extraño objeto que ocupa el lugar en el que alguna vez estuvo su mano izquierda... ¡Un Totenmaister!

Haciendo uso de los singulares poderes que le otorga el siniestro mecanismo, los yacentes cadáveres de los zombies vuelven a su no vida entre convulsiones y seguramente ante la mirada aterrada de los soldados norteamericanos...

... y se abalanzan sobre ellos con furia renovada...

... aniquilando la última resistencia que los aterrorizados soldados tratan de ofrecer.


Pero quizás nada de esto ocurrió... o si, ¿quién sabe? 

En verdad solo disponemos de una antigua foto guardada en los archivos de la OSS. Una imagen clasificada donde aparecen los cadáveres terriblemente mutilados de un destacamento de infantería sobre el suelo helado, fechado en el invierno de 1947 y situada en las Ardenas, cerca de la ciudad de Bouillon...





 



No comments:

Post a Comment